Lo personal

Conocé nuestras historias personales

Gero Caro

Ilustración. Retrato de Gero Caro. Fondo violeta, línea amarilla. Gorro y pañuelo naranjas, remera blanca con dos banderitas no binarias y la frase "preguntame mis pronombres" escrita en amarillo violeta y negro. Logo de  #TodesconDNI

Me llamo Gerónimo Carolina Gonzalez Devesa, pero mis documentos dicen otro nombre.

Me identifico con el género Trans Nobinarie, pero en mis papeles figura el sexo que me asignaron al nacer. La provincia de Mendoza, el 2 de noviembre de 2018, cambió mi partida por una que no dice nada en el campo “sexo”, luego de un dictamen de la Subdirección de Derechos Humanos de la Corte Suprema de Justicia de Mendoza. A los 20 días de la rectificación de partida, comenzamos la rectificación del DNI, junto a otra persona, en el Registro Civil de Mendoza con la promesa desde el ReNaPer y el Director del registro civil de que recibiríamos nuestro DNI con nuestros nombres y género autopercibidos.

Luego de meses el ReNaPer dictaminó que no nos iba a entregar los DNI y en cuanto a mi caso solicitó dictámenes a otros organismos. A principios de diciembre del 2019, el ReNaPer negó mi solicitud de DNI con mi nombre y mi genero auto percibido. Al día de hoy todavía no tengo mi DNI.

Tegan Mai

Ilustración. Retrato de tegan. Fondo amarillo línea violeta. Logo de  #TodesconDNI

Soy Tegan Mai. Identidad No Binarie Ni Varon Ni Mujer, elijo el cruce. Soy Marrondecendiente QuechuaTravesti. Nací en Casilda, Santa Fe y el 5 de Agosto de 2019 pedí la rectificación de mi partida de nacimiento para que el Estado reconozca mi nombre y mi identidad. Desde el 21 de enero de 2020, mi partida de nacimiento dice mi nombre y dispone consignar como sexo, Autopercibido (respuesta elegida por el Estado, no por mí).

A pesar de esto, aún no tengo DNI que refleje mi identidad. Hasta el día de hoy, no tuve respuestas del ReNaPer.

Cy

Ilustración. Fondo negro y línea amarilla. Retrato de Cy con puño en alto y remera verde con dibujo de dinosaurio que dice "smash the binary". Fin de descripción.

Me llamo Cy, nací en Misiones y no me identifico con ningun género. Vivo en Berlín, Alemania, desde hace muchos años y hasta el dia de hoy estoy indocumentade. En junio de 2020, luego de más de tres años de trámite administrativo, mi partida de nacimiento dice mi nombre y no consigna sexo. Sin embargo aún no tengo ni DNI ni pasaporte que reflejen mi identidad. Inicié el pedido para obtener un DNI rectificado en julio de 2020, pero todavia no obtuve respuesta por parte de ReNaPer. Al no tener doble ciudadania, mi pasaporte argentino es mi única documentación internacional. La falta de respuestas y soluciones por parte del Estado Argentino me pone en un limbo internacional. Mi situación es sumamente crítica. No puedo probar mi identidad, viajar, desempeñarme socialmente, pedir visas, tener cuentas de banco, pagar, comprar cosas… nada de nada.

Alek

Ilustración. Retrato de alek con paraguas de colores y cartel que dice "ser mi deseo insurrecto". Fondo negro, línea violeta. Logo de  #TodesconDNI

Me elijo Alek, y me nombro desde pronombres neutros y masculinos. No me identifico con el género que me fue asignado al nacer, aunque mis documentos discrepen con ello.
Después de varias batallas, logré que se emitiera mi título universitario con mi nombre escogido y sin una referencia binaria excluyente a mi género. En 2020 la provincia de San Luis rectificó mi partida de nacimiento, y se consigna en el área de sexo “no binario”.
Pero reniego firmemente de cualquier significante que pudiera petrificarme más que acojerme en mi propia luz y sombra, mi identidad es de autore y protagonista de mi Deseo Insurrecto de Ser Yo Misme.

Nat

Ilustración. Retrato de Nat mostrando la palma de la mano en la que está escrito su nombre. Fondo negro, líneas amarillas, buzo violeta. Fin de descripción.Logo de  #TodesconDNI

Me llamo Nat, pero mis documentos dicen otro nombre. No me identifico con ningún género, pero en mis papeles figura el sexo que me asignaron al nacer.

La Ciudad de Buenos Aires no rectifica mi partida de nacimiento, por lo que ni siquiera puedo iniciar el trámite para cambiar mi DNI, no puedo tener una cuenta bancaria a mi nombre, no puedo emitir facturas que digan que soy yo. Trabajo de manera independiente y cada vez que tengo que empezar un proyecto nuevo es la misma historia: los seguros, los contratos temporales, los pagos bancarizados, las facturas, todo tengo que hacerlo con un nombre que no es el mío. Para cada paso tengo que dar explicaciones. ¿Cómo convencer a mis empleadores de que me llamen como yo elijo, si los papeles que firman me nombran de otra manera? ¿Por qué cada vez que intento empezar algo tengo que preguntarme si esta vez voy a resignar mi derecho al trabajo o si de nuevo voy a tener que renunciar a mi derecho a la identidad?

Florián

Ilustración. Retrato de Florián. Fondo Violeta. Línea amarilla. Remera negra. Franja blanca en el costado izquierdo de la imagen. Franja roja en la zona inferior. Fin de la descripción.Logo de  #TodesconDNI

Me llamo Florián pero mis documentos dicen otro nombre. Me identifico como Transmasculinidad No Binaria pero en mis papeles figura el sexo que me asignaron al nacer. Vivo en CABA y tengo a cargo dos personas que materno. Transito la necesidad cotidiana de ser reconocide por mi nombre y mi género en los espacios laborales, instituciones educativas, bancarias, de salud, etc. incrementando así, el deseo de contar con mi derecho a un cambio registral.  Sin embargo aún no inicié el trámite para la rectificación de mi partida, ya que los antecedentes en cuanto a las dificultades para lograr el reconocimiento del género no binario (sumado a la negativa de otorgar luego el DNI) me generan dudas y miedos respecto a los obstáculos que pudieran representar estas dificultades para garantizar el cumplimiento efectivo de los derechos de las niñeces que tengo a cargo, tanto legal como económica y afectivamente.

Sa Nahuel

Ilustración. Retrato de Sa con bandera trans (franjas en celeste, rosa y blanco). Fondo amarillo con línea negra.Fin de descripción.Logo de  #TodesconDNI

Me llamo Sa Nahuel, pero mis documentos dicen otro nombre. Me identifico como Travesti No Binarie, pero en mis papeles figura el sexo que me asignaron al nacer. Soy transmigrante, en el país en que nací no existe una ley de identidad de género que garantice la protección de mis derechos humanos, mi única chance de tener documentos que reconozcan mi identidad es a través del DNI. El Estado Argentino no tiene ningún inconveniente en poner en mi DNI un sello rojo que dice “EXTRANJERO”, pero se niega a consignar mi nombre y mi identidad, exponiéndome a situaciones de violencia por parte de las autoridades migratorias. Cualquier trámite es un constante cálculo de qué tan bien me siento en el día como para soportar que me nombren de otra manera, que no respeten mis pronombres, tener que repetir una y otra vez información que no corresponde con mi identidad.

¿Cuál es el costo de no tener documento?

Sin documentación, no existimos, somos NN.

No tenemos acceso a la salud. En épocas de pandemia, en donde es necesario mostrar DNI en todas partes, no podemos acceder a consultas médicas, tener recetas de medicamentos a nuestro nombre, tener tarjeta de obra social. En muchos lugares (fuera de Argentina, pero también aquí a pesar de lo que indica la ley) para definir en qué pabellones internarnos o qué pronombres usar se fijan en lo que dice el documento.

No tenemos acceso al trabajo. No podemos firmar contratos. No tenemos cuentas bancarias con nuestro nombre. No podemos emitir facturas (sí debemos pagar impuestos, no importa bajo qué nombre).

No podemos comerciar. Ni comprar, ni vender. No podemos firmar contratos de alquiler, ni siquiera tener una boleta de luz a nuestro nombre.

No podemos viajar. Para subirnos a un avión necesitamos documentos. No podemos pedir visas, ni tener permisos de residencia en otro lugar. Y si vivimos en otro país, tampoco existimos en ese lugar.

No tenemos acceso a la justicia. No podemos tomar parte en audiencias, ni ser testigues.

No nos podemos casar, ni divorciarnos, ni adoptar, ni reconocer hijes. Es más: si nos morimos ahora mismo, ni siquiera vamos a tener una partida de defunción con nuestro nombre.

No podemos votar.

Sin documentos no existimos en la sociedad.

Otras historias

Logros

Hay otros casos de partidas rectificadas en distintas provincias del país.

En Mendoza, además de la partida de Gero Caro se rectificó otra más a fines de 2018, pero el caso no se difundió. En Río Negro se emitió una partida sin consignación de sexo en Octubre de 2019 y ya hay más partidas en esa provincia. En Noviembre del mismo año, en Santa Fe una persona que había pedido que no se consignase ninguna información en el campo sexo, recibió de sorpresa la rectificación de su partida con la palabra “autopercibido”. Con el tiempo se emitieron varias partidas más con esa misma palabra, hasta ahora el Registro se niega a emitirlas con cualquier otro dato o sin consignar. En Tierra del Fuego une compañere consiguió la rectificación de su partida por vía judicial en Diciembre de 2019, con el apoyo de Red Diversa Positiva. Pusieron “género no binario/igualitario”. Actualmente ya se puede tramitar en esa provincia sin necesidad de judicializar. En Misiones hay otras dos partidas de 2020 que dicen “no binario”. En Entre Ríos salió una partia con la misma denominación en julio de 2020 y ya hay más. En noviembre de 2020 (luego de más de un año de trámites y negativas) salió una segunda partida rectificada que dice “no binario” en la provincia de San Luis. Jujuy emitió en noviembre de 2020 una partida sin consignar el género.

Rechazos

En Santa Fe varias personas empezaron a fines de 2018 el trámite acompañades por las subsecretarías de Diversidad Sexual y de Derechos Humanos de la provincia. En Julio de 2019, desde el Registro Civil dirigido x Gonzalo Carrillo, les ofrecieron rectificar las partidas con el término “autopercibido”, pero no las aceptaron, ya que todos los géneros son autopercibidos, y lo que elles querían era que les permitieran poner cuál era su género, tal como indica la LIG. En julio de 2020, Luisina Giovannini, la actual Directora del Registro Civil de Santa Fe informó que no se expedirán partidas de nacimiento no binaries, hasta que el registro Nacional de las Personas resuelva el despacho de DNIs no binaries.

En Córdoba se rechazaron pedidos de rectificación con el mismo argumento de que el ReNaPer no estaba emitiendo los DNI.

En Mar del Plata el registro civil respondió que no podía poner categorías que no fueran las que marca la ley (¿?) y para colmo cuestionó la identidad no binaria diciendo que no se puede nombrar desde la negativa.