Lo legal

La identidad de género, una cuestión de derechos humanos

La identidad es un derecho humano reconocido por la Constitución Nacional y por otros instrumentos internacionales ratificados por Argentina y que poseen rango constitucional, como la Convención Americana de Derechos Humanos (CADH). La Corte Interamericana de Derechos Humanos en su Opinión Consultiva Nº 24/17 determinó que la identidad y expresión de género son categorías protegidas por la CADH y que ninguna norma o decisión práctica de las autoridades estatales puede disminuir o restringir los derechos de una persona en relación a ellas. Actualmente la OC-24/17 es uno de los principales estándares de derechos humanos en la región

También afirma que las personas pueden solicitar la corrección de datos personales que sean incompletos, inexactos, innecesarios o excesivos. Esto último resulta relevante para quienes desean que se deje vacío el campo “sexo”, entre otras cuestiones, porque se entiende que históricamente la categoría “sexo” se usaba para facilitar una aproximación más certera a la identificación personal, cuando no existían tecnologías más avanzadas como las que existen hoy, por lo que la categoría deviene innecesaria y en algunos casos excesiva.

Otros estándares jurídicos relevantes en esta materia en el ámbito del Derecho Internacional de los Derechos Humanos son los contenidos en los Principios de Yogyakarta. El principio número 3 indica que toda persona tiene el derecho a ser reconocida ante la ley y que personas de identidades de género diversas deben tener capacidad legal en todos los aspectos de la vida, por lo que no pueden existir condicionantes para el reconocimiento legal de la identidad de género.

Adicionalmente, los principios número 6 y 31 sobre el derecho a la privacidad indican que nadie tiene obligación de dar a conocer su identidad de género, por lo que resulta fundamental que los campos correspondientes de la documentación sean optativos. Por otra parte, el principio 31 explicita que los Estados deben habilitar múltiples opciones de marcador de género mientras todavía la documentación consigne estos datos, y deben asegurar mecanismos rápidos y accesibles para los cambios registrales.

De igual manera, es importante resaltar que con respecto a ciertos grupos (menores de edad, personas con diversidad funcional, personas racializadas, personas privadas de la libertad) existen obligaciones reforzadas del Estado para garantizar sus derechos humanos, a muchos de los cuales se accede con la presentación del DNI, lo cual constituye una vulneración sistemática del derecho a la identidad agravada por la situación especial de vulnerabilidad.

El reclamo por un DNI que reconozca identidades de género que exceden la clasificación binaria del sexo registral (masculino-femenino), es una cuestión de derechos humanos, incluyendo la decisión de no consignar esta información en el documento.

La ley de Identidad de Género (LIG- 26.743) consagra a esta como un derecho (artículo 1), manifiesta que es “la vivencia interna e individual del género tal como cada persona la siente” (artículo 2) e indica que toda persona tiene derecho a “ser tratada de acuerdo con su identidad de género”, y en particular, “a ser identificada de ese modo en los instrumentos que acreditan su identidad respecto de el/los nombre/s de pila, imagen y sexo con los que allí es registrada” (artículo 1). La LIG entiende la identidad en sentido amplio y no especifica que deba coincidir con alguno de los polos del binario de género, varón o mujer, para ser reconocida por el Estado en los documentos identificatorios.

El derecho a la identidad de género está intrínsecamente relacionado con los derechos de autodeterminación, dignidad, libertad, igualdad y no discriminación, privacidad y con la prohibición de tratos crueles, inhumanos y degradantes. El Estado Argentino tiene la obligación internacional de proteger este derecho, de lo contrario puede incurrir en responsabilidad internacional tanto en el ámbito del Sistema Interamericano de Derechos Humanos como en el ámbito del Sistema Universal de Derechos Humanos.

No es posible el ejercicio de una ciudadanía plena si no se cuenta con el documento esencial que acredita tal condición, cada ocasión en que una persona debe presentar un DNI cuya información no se corresponde con su identidad de género, constituye una vulneración de un derecho, en la situación actual el Estado Argentino está vulnerando sistemáticamente los derechos humanos de muchas personas.